¿Cuáles son los criterios para evaluar si un programa de radio para niñas, niños o adolescentes es de calidad? ¿Qué valores deben promoverse en los contenidos de la radio?

Desde Enredate! nos pusimos a pensar en esas dos preguntas y decidimos compartir nuestras respuestas. Claro son las nuestras y capaz hay otras.

Para responder consideramos las leyes vigentes, alineadas a los Derechos Universales y los Derechos de las Infancias (Convención Internacional de los Derechos del Niño y Leyes Nacionales y provinciales: de Protección Integral de Niñas, Niños y Adolescentes 26.061, Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual 26.522 y Ley Nacional de Educación 26.206) y tuvimos muy en cuenta los acuerdos alcanzados por el CONACAI (Consejo Asesor del Audiovisual y la Infancia) respecto de los contenidos audiovisuales.

A partir de estas cosas desde Enredate! elaboramos once criterios para evaluar una programación en radio destinada a niñas, niños y adolescentes;  y una lista con once valores que nosotros creemos que los contenidos producidos y difundidos deben promover.

VALORES A PROMOVER

Para empezar nos parece que los programas radiofónicos destinados a niñas, niños y adolescentes deberían promover los siguientes valores. Son cosas que deben estar dando vuelta en cada una de nuestras tareas cotidianas en la radio: cada vez que editamos un audio, elegimos una canción, nos sentamos frente al microfono o hacemos una entrevista.

1. Participación ciudadana.

Estimular el ejercicio de los derechos, la participación ciudadana, la sensibilidad social y los valores de la cultura democrática.

2. Identidad

Promover el uso de las diversas lenguas, tonadas y giros regionales, así como el vínculo de niñas, niños y adolescentes con sus comunidades y grupos de referencia.

3. Integridad personal y autoestima.

Incentivar la autoestima y promover la integridad y el respeto a la Identidad evitando situaciones de humillación y ridiculización.

4. Respeto a la diversidad.

Promover ideas colectivas amplias que comprenda las diferencias  socioeconómicas, culturales y estéticas.

5. Capacidad crítica.

Estimular la capacidad de observar y valorar críticamente las representaciones de la realidad, estimulando la reflexión, la creatividad y la imaginación.

6. Aceptación e Inclusión.

Evitar contenidos discriminatorios que humillen, marginen y agredan social-cultural y psicológicamente a niños y adolescentes.

7. Hábitos saludables.

Producir mensajes que eviten la construcción de estereotipos corporales y de consumismo.

8. Creatividad.

Fomentar la creatividad y despertar el interés por la investigación, experimentación y la búsqueda del conocimiento.

9. Recreación.

Promover el derecho a la diversión, al tiempo libre, al esparcimiento saludable, al juego.

10. Buen trato.

No apelar a la violencia –de ningún tipo- como forma de entretenimiento ni como camino exitoso de resolución de conflictos.

11. Belleza.

Promover la alegría y el goce cultural y estético. Fomentar el desarrollo de la belleza y el buen vivir.

CRITERIOS PARA EVALUAR UN PRODUCTO RADIOFÓNICO DESTINADO A NIÑAS, NIÑOS Y ADOLESCENTES.

Pero la cosa es pensar concretamente cómo sabemos si vamos por buen camino o si la estamos pifiando.

Claro, son muchas las cosas que se deberían tener en cuenta y no hay recetas. Pero si van a encarar la aventura de hacer un programa de radio para chicos y chicas les proponemos hacerse algunas preguntas.

Son preguntas que le tenemos que hacer al programa, no a nosotros mismos: porque quizás en nuestra vida cotidiana, en nuestras ideas y acciones si tenemos en cuenta estas cosas. Quizás nos esforzamos porque esto se vea en nuestro programa… la cosa es si, más allá de nuestros esfuerzos, nos sale

Por eso también las respuestas tienen que ser sinceras y si hay cosas con las que el programa no cumple tenemos que intentar entender por qué nos pasa eso: capaz no tenemos las condiciones materiales, capaz nos faltan algunos conocimientos, capaz falta práctica… Saber en qué andamos flojos es el primer paso para superarnos.

Acá van nuestras preguntas:

1.  ¿Contempla las diferencias en las edades de las audiencias?

Los programas deben contener propuestas específicas según el segmento al que está destinado. Y cada propuesta debe ser diferente en las temáticas como en los modos de tratar esos temas. Esto es: la estructura, contenido y tema de cada programa debe estar adecuado al público al que va dirigido desde el punto de vista cognitivo, emocional y de desarrollo.

2. ¿Cómo encara los procesos de producción de contenidos?

La producción infantil debe tener un tratamiento técnico, profesional, de recursos y tecnológico equiparable a las producciones para adultos. Y debe prever la participación de los niños durante los procesos de producción.

3. ¿Brinda Información? ¿De qué tipo?

Las propuestas deben contemplar información local, nacional e internacional, contextualizada y adaptada a la comprensión de las niñas, niños y adolescentes. Así mismo deben reconocer como fuentes legítimas de información y conocimiento a las organizaciones y agrupaciones de niñas, niños y adolescentes, o que trabajen con ellos.

4. ¿Contempla diversidades?

Los programas deben contemplar las diversidades: culturales, de género, de ideas y formas de entender al mundo, de capacidades, de contextos sociales y realidades socioeconómicas, de credos, de orígenes, de rasgos físicos, de lenguas y geográficas.

Esto se concreta en propuestas con diversidad de géneros, estéticas, formatos, y procedencia o fuente de los contenidos.

5. ¿Respeta la dignidad de las personas?

La programación NO puede contener propuestas que fomenten la transmisión de prejuicios y estereotipos o cualquier otra forma de discriminación y debe evitar contenidos que denoten denigración y descalificación.

6. ¿La producción es federal?

La programación debe promover el respeto y la promoción de la pluriculturalidad y las diversas realidades del territorio nacional, provincial y regional. Debe priorizarse la producción local.

7. ¿Incluye la voz de las niñas, niños y adolescentes?

Cada propuesta debe contemplar las perspectivas de las niñas, niños y adolescentes, sus voces, sus opiniones, sus capacidades, sus intereses y sus puntos de vista.

8. ¿Promueve Derechos?

Los programas deben ayudar a la difusión, comprensión y aplicación de las leyes, tratados internacionales de Derechos Universales y los Derechos de las Infancias y Adolescencias, sus principios, sus fundamentaciones, y sus regulaciones. Y promover una visión respetuosa de las infancias y adolescencias como sujeto de derecho.

9. ¿Participan niñas, niños y/o adolescentes en el proceso de producción? ¿En que aspectos?

Los programas deben alentar  la participación de niños y jóvenes en las diferentes instancias de creación del producto radiofónico, reconociendo sus capacidades creativas y de gestión.

10. ¿Prevé un acceso masivo y usos múltiples más allá de la emisión por aire?

Las propuestas radiofónicas deben contemplar estrategias de difusión y distribución masiva de los productos audiovisuales aun en espacios donde niñas, niños y adolescentes no tiene acceso a la emisión por aire y usos diferenciales de dichos productos más allá de las grillas radiofónicas.

11. ¿Es entretenido, genera inquietudes, suena bien?

Los productos destinados a niñas, niños y adolescentes deben ser entretenidos, apelar al goce artístico y tener como objetivo el disfrute del oyente. Deben contemplar sus inquietudes, incluir sonoridades y músicas no habituales y satisfacer necesidades de recreación y acceso a la cultura.

Los y las invitamos a que completemos juntos esta lista ¿les parece que nos quedaron cosas afuera? ¿Están en desacuerdo con algo? ¿Sacarían algo, sumarían algo? Acá tiramos la propuesta, ahora escuchamos…

Enredate!

Etiquetas: , , , ,