Publicado por La Voz del Interior el 31 de marzo del 2012

Ayer, 200 adolescentes se quejaron con tablas, rollers y bicis. Dicen que la Policía los echa de los espacios públicos. Por el riesgo, no quieren andar en la calle.

Ayer por la tarde, unos 200 skaters, rollers y adeptos al BMX “coparon” la Plaza Vélez Sársfield y generaron más de una mirada curiosa entre los transeúntes que pasaban por allí. Es que, tabla en alto, estos jóvenes cordobeses se juntaron para pedir a las autoridades pistas públicas que les permitan practicar el deporte sin correr 
riesgos.
“Desde hace 15 años, hay un skatepark en el Parque de las Naciones pero está destruido completamente, al punto que resulta riesgoso. Las pistas privadas, se fueron cerrando por falta de plata. Lo que queremos es que se refaccione la que hay y se construyan otras públicas y gratuitas”, explicó Pedro Arce, skater profesional y organizador de la protesta.
Al no tener espacios específicos para practicar, los skaters suelen juntarse en el Palacio 6 de Julio, el Parque de las Tejas o el Patio Olmos, y, según denuncian, la Policía los echa de todos esos lugares “por molestar al resto”. A veces hasta las saca las tablas.
Echados de ahí, los adolescentes deciden muchas veces exponerse a patinar en las calles, donde transitan autos, motos y bicis, lo cual implica un enorme riesgo para su integridad física.
“En la calle estamos desprotegidos y el problema es que hay muchos skaters que todavía son chicos, sufren agresiones y robos”, dice Pedro.
Con la refacción del skatepark de Parque de las Naciones, la zona norte estaría cubierta, pero faltarían espacios para la gente del centro y la zona sur. “El deporte creció muchísimo, imaginate que en los últimos dos años se vendieron más de 20 mil tablas en Córdoba, somos un montón los que practicamos y no alcanzaría con un sólo espacio”, agregó el skater.
Como ejemplo, dicen, están las pistas de Capital Federal, Ushuaia, Salta, Tucumán, Mendoza, Neuquén, Mar del Plata y hasta incluso ciudades del interior provincial.
“No puede ser que haya pistas en todos lados menos en Córdoba, y encima, que la única que hay tenga escombros, fierros y bordes filosos. Las autoridades no entienden que sólo hacemos un deporte, no es nada malo, al contrario, es sano y ni molestamos a nadie”, indicó Cristóbal, otro skater de 13 años.
Más obra pública. Los chicos piden que parte de la obra pública que se está realizando en la ciudad, se destine a ellos. “Si hacen fuentes, faros, y puentes, podrían también dedicar parte de los fondos a crear espacios de contención para los que practicamos este sano deporte al aire libre”, se quejó Pedro.
La semana pasada, como otras veces, llevaron las quejas a las autoridades municipales directamente.
“Nos atendió el Secretario Municipal de Deportes, y nos dijo que ya había hablado con Mestre y tenía la aprobación. De todos modos, no vamos a parar la movida hasta ver que el compromiso se haga realidad, porque otros funcionarios nos habían dado la palabra previamente y no pasó nada de lo que prometieron”, advirtió el skater